Estás en > Mis repoelas > Colaboraciones

 
páramo, poema de Carlos Eduarde Satizábal

PÁRAMO


Frágil el musgo y el liquen, y frágil la flor
-cada flor- y cada insecto que la flor abriga.
Frágil el silencio y frágil el agua
que cae numerosa en ágiles gotas de luz.

Frágiles los bordes delicados de la piedra
pulidos por el roce del tiempo,
y la luz y la niebla y las nubes lentas,
tan cerca del cielo.

Frágil el obscuro espejo de laguna y su suelo
de quietud, y el terso frailejón, y cada sociedad
de plantas amigas que florecen únicas
en colonias de pequeñas hojas brillantes.
Frágil el aire susurrante y su rumor,
y los altos rayos ardientes del sol.
Frágil el azufrado olor a infierno
y sus aguas y lodos de colores diversos.

Frágil el hielo y la lava fría y el peligroso viento
en las cumbres, blancas, lejanas, desiertas.
Y el cóndor y su vuelo
alto y solitario sobre las nieves perpetuas.

Frágiles descendemos el frágil páramo del amor.

a Luisa

Poemas de © Carlos Eduardo Satizábal, seleccionados con autorización del autor de su libro La llama inclinada para la revista mis Repoelas:





alguien lee ~ : ~ un perro ~ : ~ palabra ~ : ~ páramo ~ : ~ partir

éxodo ~ : ~ los huyentes ~ : ~ insepultos ~ : ~ Alhambra ~ : ~ la voz

Río ~ : ~ Descenso ~ : ~ Árbol ~ : ~ Inírida ~ : ~ El Viejo


 
 


Página publicada por: