Estás en > Mis repoelas > Colaboraciones

 
TODOS LOS DIAS SON EL DIA ÚNICO MENSAJES
Muchas generaciones, muchos siglos,
muchos años de lluvia y de sequía;
decenas, tal vez cientos, de riadas
como la que vi de niño, -y aún
recuerdo la furiosa crecida de las aguas
por encima del puente-; varias guerras,
-contra los extranjeros, entre hermanos,
de todos contra todos, de algunos contra muchos-;
alegrías, tristezas, enfermedades, viajes,
peripecias de indianos y de jándalos;
muchos años de vidas y muertes sucesivas,
historias familiares y cuentos de la abuela,
niños que se hacen viejos y otros niños que heredan
las tierras y el color del pelo, el carácter
y una casona húmeda con vistas al pasado;
una genealogía insidiosa y tenaz
como un río que busca su camino
ha sido necesaria
para llegar hasta este día,
que es un día cualquiera
y sin embargo brilla
con ese resplandor único y fiel
de cualquier día cualquiera.


    Los domingos nublados de verano,
    por las mañanas, brillan con un presentimiento
    de la luz, una cálida sospecha de la luz,
    que espera al otro lado de las nubes.
    Y de pronto cualquier alteración del cielo
    se convierte en un signo: algo que no es,
    no existe por sí mismo, sino por lo que anuncia.
    No adquiere su valor por lo que muestra
    sino por lo que deja de mostrar,
    pues lo que oculta es lo que promete.
    Y ese baile de velos, ese juego de sombras
    a veces se resuelve en una algarabía
    de niños que se arrojan a la playa
    con presteza y ardor de saqueadores;
    se prolonga otras veces
    en una larga tarde de películas;
    pero siempre nos deja
    ese inquietante hábito de estar
    atentos a los signos,
    de ser lectores hasta con la piel,
    pues el calor y el frío, luz y sombra,
    son cartas que debemos leer con todo el cuerpo.

Poemas de Miguel Ibáñez
Primer Poema ~ : ~ Poema anterior ~ : ~ Siguiente poema
 


Página publicada por: