Estás en > Mis repoelas > Colaboraciones

 
UNA VISITA A LOS ANTEPASADOS
 
Que los muertos entierren a los muertos.
La iglesia neorrománica donde me bautizaron
está solo a unos pasos del viejo cementerio.
Un camino asfaltado, sin árboles, sin sombra,
une el primer lugar y el último. Es muy grande
la tentación de unirlos también en el poema,
y así se anudaría un hilo de palabras
en torno a una metáfora: el camino
de la vida a la muerte es corto y es vulgar.
No falta además cierto lirismo resignado
en ese cementerio anodino, tranquilo
como la galería de casa de la abuela.
Y hay paz. Uno se siente a gusto allí,
donde tumbas y nombres con sus fechas
inspiran un discreto, decoroso estoicismo.
Pero es una paz lánguida, indecisa.
Flota como una nube, y se parece más
a una cansada tregua entre dos guerras
que al júbilo sereno,
a la gozosa calma de quien sabe
que la muerte ya ha sido derrotada.
Que los muertos entierren a los muertos.
Que los vivos recojan lo que siembren.

Selección de poemas de © Miguel Ibáñez de la Cuesta, elegidos amablemente por el autor, para su publicación en la revista mis Repoelas:





Cansancio y nostalgia de Castilla ~ : ~ La voz prisionera

Una cuestión de orden ~ : ~ Nada que declarar

Todos los días son el día único ~ : ~ Una visita a los antepasados

Una actitud ~ : ~ Ria de la arena ~ : ~ Con una vieja amiga

Presagios ~ : ~ Ruego ~ : ~ Promesa ~ : ~Tener Oido

Mensajes ~ : ~ Vacaciones ~ : ~ Revelación en el Cantábrico

Un alto en el Camino ~ : ~ Santa Filomena



 


Página publicada por: