Estás en > Mis repoelas > Colaboraciones

 

Habla de aceras y líquenes enquistados

      Habla de aceras y líquenes enquistados
      en las baldosas como huellas de indómitas libélulas,
      encabritados centauros, formas de insecto con voz
      metálica.
      Blanca desazón de aleteo en el ojo.

      Una esquina a la vuelta de otra esquina.
      Y detrás el laberinto del habla.
      Ese irse por la luz de la mirada.
      No más que un temor, un presentimiento:
      vacío de pensar llena la habitación.

      Siempre un detrás un afuera un ojo
      que acecha en la sombra, una palabra radiante
      como la rosa que marchita el crepúsculo.
      Y después el desasosiego.
      La luz que ya no está
      (está dentro de ti pero no está).
      El adentro
      no tiene estalactitas.
      Se acabó la iridiscencia:
      Bienvenido al incendio blanco
      No hay ojos que llenen la ausencia,
      sino presencias que vacían el ojo.

De Symphonia, Ediciones Idea, 2011
Poemas de Antonio Arroyo
Poema anterior ~ : ~ Siguiente poema
 


Página publicada por: