Estás en > Mis repoelas > Colaboraciones

 
poema de María Collado

CRISTAL AHUMADO


Acuden los recuerdos,

un lápiz de hematites los sombrea,

el diminuto sombrero de boda

y su rejilla sobre el rostro,

las flores de seda en la colcha,

la lámpara de araña, sus destellos.

Lágrimas al evocar

las ráfagas de sal en las heridas,

un rosario de lutos.

Maternidad dichosa,

rosas en las mejillas,

la letra de una nana entre los labios

meciendo tiempos de bonanza.

Regresan al andén de la memoria

viejas fotografías,

las flores del magnolio,

lejanos trenes y paisajes.

Tiembla en las manos un presagio,

desparramada por la cómoda la fe,

los objetos sin lustre,

en los huesos el frío.

Vigilia y sueño en el cristal

ahumado de las horas,

acaricias la luz como a un amante

que, sin pedirte nada, te rescata

a lomos de un corcel sobre la arena

de una desierta playa.

Al partir, tu blanco camisón,

movido por el viento y las alas

de esplendorosos cisnes,

es un punto diminuto en el éter,

la línea de la vida bajo el agua

helada del invierno.

IV Premio de Poesía Gertrudis Gómez de Avellaneda 2019.

poema de María José Collado

Barrio de la memoria ~ : ~ Al fondo de la casa ~ : ~ Extrajera

Espejo ~ : ~ Otras manos ~ : ~ Últimos peldaños

Cristal ahumado
 


Página publicada por: José Antonio Hervás Contreras