Estás en > Mis repoelas > Colaboraciones

 
poema de María Collado

OTRAS MANOS


En sus palmas los frutos de un otoño feraz,

los surcos del destino que labra la lluvia,

la planicie veteada de algún aeropuerto,

la cáscara del frío, bajo ella la lumbre.

Un lenguaje de signos aletea en el aire,

es la clave que asciende transmutada en cóndor,

de cada cicatriz una amapola surge

y corre por la piel lacerada su savia.

La memoria de los dedos quiere impregnarse

del olor a tierra y a cuerpos amados,

bajo la epidermis capitanea la sangre,

la inestable barcaza de las emociones.

Sus uñas forman túmulos, tiempo enquistado,

y a la vez presagian la tormenta, huyen,

son animales salvajes sobre las ruinas

donde depositan la nieve de su tiempo.

Si las manos saben lograr la permanencia

de cuanto redactaron escribas del pulso,

será porque leen en los archivos del tacto

y sacan a la luz sus insomnes tablillas
(Mención de Honor del II Premio Internacional Letras de Iberoamérica 2018)

poema de María José Collado

Barrio de la memoria ~ : ~ Al fondo de la casa ~ : ~ Extrajera

Espejo ~ : ~ Otras manos ~ : ~ Últimos peldaños

Cristal ahumado
 


Página publicada por: José Antonio Hervás Contreras