Estás en > Mis repoelas > Colaboraciones

 

poema de Odette Méndez

¿PORQUE UN HOMBRE DEJA DE AMAR?




Sentado en un bar
se encontraba un hombre
con mirada triste y serena,
se acercó un mesero
y empezó a contarle
su historia:

Amigo;
le pido
una copa de nostalgia
para beberme la tristeza
que en mi corazón pasa...
un día al llegar a mi casa
encontré una muralla
de reproches,
yo venía de una larga jornada
preocupado por todos
los compromisos
que tenía que cumplir
en mi hogar,
que si los pagos del colegio,
los niños, la comida, el perro
el carro que se descompuso
en fin...una montaña
de situaciones.

Llegaba cansado
con mil presiones
yo soñaba
tan solo pedía,
que me pudiera sentar en ese sofá
que compre un día,
y que al llegar a mi hogar
nunca pude estrenar,
pues estaba ahí
sentado Pepito
el novio de mi hija,
era el visitante estrella
que todos atendían
como el "gran señor"
yo agache mi cabeza,
y no hice más que
dirigirme a la cocina,
y buscar algo que
llenara ese vacío
porque hoy,
como otros días
no alcance a llegar a mi hora
de comida,
hoy se descompuso
una máquina
repararla, me llevo todo el día.

Al llegar ahí...
estaba mi esposa
molesta conmigo,
no entendía del todo
el por que
ella en ese instante,
me confesó que
de hoy en adelante
yo me serviría de comer
que no me esperaría más.

Yo sin más
me levante y prepare un café,
quise ignorar su comentario
para llevar "la fiesta en paz"
pero ella siguió
diciéndome que de seguir así
esta situación,
nos separaríamos
que el matrimonio
llegaría a su fin,
recordé en un instante que
ella siempre decidía por todo,
desde el color de la pintura
del muro de la sala
tono gris rata,
hasta que ver en la televisión,
yo era un cero a la izquierda
y sin contemplación,
ella solo me juzgo.

Tan solo le pedía
un poco de comprensión
de cariño,
ella me confesó
que ya no me quería,
yo no pude contenerme
y mi corazón ya no pudo más
le confesé lo siguiente:
Quiero pedirte que al tomar
esa decisión
no habrá marcha atrás
antes de irme
pido a tu memoria,
que recuerdes que siempre
estuve a tu lado,
trabajando para que nada
faltará a nuestro hogar,
a nuestros hijos
que no podía navegar
de un solo lado,
con la sentencia de culparme
las murmuraciones hoy mueren,
cuando un amor
no se cuidó lo suficiente,
no era yo un perfecto príncipe
pero si un hombre trabajador,
que siempre la amo.

Cuando le contaba mis sueños
ella se burlaba de mis sentimientos,
me decía que era ridículo soñar
a mi edad,
pero a pesar de todo
yo la amaba...
la ame siempre...
no le exigía que me cocinara
pues eso no se le daba
pero a mí no me importaba.

Ya no sé quién de los dos
está peor,
si yo por mi terquedad
de retenerte
a pesar de tu falta
de respeto y comprensión,
o tú porque no admites
que en nuestra,
historia de amor
fallamos los dos.

Mujer...
ya me haz dicho de todo
duras letanías y reproches,
nada ha sido suficiente para ti
me aniquilas con tu trato,
no te detendré esta vez
aunque mi alma llore
por tu incomprensión
ya no te pido tu amor,
el odio y el rencor
se anidó en tu corazón.

Selección de poemas de © Odette Méndez, cedidos amablemente por la autora, para su publicación en la revista mis Repoelas:






¿porque un hombre deja de amar?

Que no se extinga la tinta de mi alma

Un espejo te retrata


 


Página publicada por: