Estás en > Mis repoelas > Colaboraciones

 
poema de Antonio Rodríguez

ACORDEÓN DE OLORES

 

Ojos que desean, cuerpos que se agitan
y me hacen sucumbir perdido en amores sin fruto.
Mujeres que sueñan, que sienten y se entregan
mientras ceno solitario. Rabat se estrecha, se amplía,
es un acordeón de olores,
de colores, de mitos, de jóvenes que cruzan
el Estrecho en busca de aventura insatisfecha.
Perdí en un instante el fugaz amor de una querida de San Juan,
que huyó con un vulgar vendedor de coches usados,
y recuperé la belleza de mi amante de siempre.
Respiré, amé, gocé y desde ese mismo instante siento en las venas
la sangre marroquí. Ahora estoy más cerca de las fuerzas
telúricas. Ingeriré Barakatz y Tomex para sobrevivir a mis amantes                                                                                                 jóvenes
porque no puedo soportar el hacerme viejo dentro de treinta años.
Iré de nuevo a Sintra, bajaré definitivamente a los abismos
                                                                                       de Badagas
y tomaré prestado para siempre la llave de lo eterno y lo sublime,
el elixir de la juventud y belleza,
el aliento de la inmortalidad. Porque no me resigno
a dejar de amar definitivamente a pesar de haber perdido
los pilares que sostenían mi corazón en vilo.

 

Selección poética de © Antonio Rodríguez, preparada por el autor para la revista mis Repoelas:





Ramuntcho ~ : ~ Una hebra de esplendor ~ : ~ Luna Blanca

Cenizas oceánicas ~ : ~ Azúcar de Saturno ~ : ~ Años prisioneros

Sagrados minerales ~ : ~ Acordeón de olores ~ : ~ Djemaa el Fna

Los árboles del bosque Slavkovsky


 


Página publicada por: