Estás en > Mis repoelas > Colaboraciones

 

X


Humanidad también las palabras en línea
de fuego
contra Él.

Humanidad de luz sus grutas y sus manos.
Conjurad todo orden y ciudad todo yermo,
evacuad la quietud,
resbalad por la Historia hasta el abismo,
fracasad en el nombre,
                                 pero siempre
reconoced la flor de sus discursos.
No lamentéis que su brutal camino
sea practicable entonces. Precisión
humildad, bailad las desoladas
estaciones vacías del silencio.
Mientras espliego el alba id regresando
al cada vez más trópico y seguro
punto
y aparte
de mí este cáliz
de donde bebe el mar su oscuridad final.

En las avenidas generalizadas de la soledad
uno se pregunta
qué le sucede al aire.
Y la palabra que asciende es con frecuencia
la palabra que cae.
No quiero suponer, pero supongo
que este verso
ha venido a morir
justo cuando la luz comenzaba a licuarse
sobre el cáliz —¡aparta!—
de donde bebo, amor, mi humanidad indómita.

 
Poema de Oscar Ayala, contenido en su poemario Parajes de lo incierto (Alacena Roja, 2014)
 


Página publicada por: