Estás en > Mis repoelas > Colaboraciones

 
No busques la muerte si no es
como inicio de la vida.

El alcohol humedece las esquinas,
potencia los tonos agudos
y se olvida de la sílaba om
-que nos abraza, nos da calor
y nos refresca. Como la imagen
del niño que de rodillas
no reza, ahoga insectos
en un charco de lluvia
que refleja el cielo y su cara.

Aléjate de la caída de la tarde.
La naturaleza nos habla
y sus dos ojos amarillos
se encienden violentos en el bosque.
Los caminos nos conducen
por senderos oscuros y las linternas
nos alumbran difícilmente.
Se respira el olor de la consciencia
intraquila, del trabajo realizado
y de sus consecuencias positivas y negativas.

Cuando todo el mundo pisábamos
la misma arena blanca.

En el principio no existía dualidad
por eso es tan difícil
que nos entre en la cabeza.
Por el sol distinguimos
entre el brillo y las sombras
y las gaviotas son hermosas
y nos dan miedo si se acercan.
Hay que tener cuidado porque en la arena,
su sombra, son como agujeros.

 
Poemas de Ignacio Gutierrez
Primer poema ~ : ~ Siguiente poema
 


Página publicada por: