Estás en > Mis repoelas > Colaboraciones

 

SIN PENA NI PRISA


Marchan los días sin pena ni prisa
y el labrador espera el fruto de la tierra
y paciente aguarda las estaciones
de las lluvias tempranas y tardías.
Así también espera el alma mansamente
que llegue un profeta, quizás un pordiosero,
a proclamar una amnistía a los cautivos,
la libertad a los encarcelados,
el año santo de la gracia del Señor.
Aquí estoy yo, mi Dios, estoy dispuesto
a malvivir por dar la buena nueva
a los sencillos, por vendar las llagas
de los apestados, por pagar mi soberbia
con manos ásperas de miserable amor.

 
Poemas de Guillermo Pilia, Selección de “Elegías de Casabermeja”
Primer poema ~ : ~ Siguiente poema
 


Página publicada por: