Estás en > Mis repoelas > Colaboraciones

 

LOS SECRETOS


Detrás de la ventana existe un árbol

al que el otoño lentamente transforma.

Desde su cama lo mira una enferma incurable

y piensa en futuras estaciones, en tardes

de convalecencia, en promesas de salud. Ella ignora

que ya no arribarán tales días, que a su lado

todos fingen porvenires rumbosos, que esas hojas

que caen son la única certeza. Yo la veo

mirar hacia el árbol que el otoño

y la tarde transforman, y no es tristeza

por su destino lo que siento: es más bien

piedad por el niño que yo fui, alimentado

con las mentiras de los moribundos,

con frases a media voz, con miradas

secretas, suspicaces; con palabras ambiguas

que siempre escondían algo sucio o terrible.

La enferma que sospecha de las risas forzadas

y la amabilidad de los médicos, es hoy el niño

que ayer yo fui: temeroso de aquello

que el mundo entonces me ocultaba; temeroso

de la muerte y de Dios, y también de la vida.

 
Poemas de Guillermo Pilia
Pimer poema ~ : ~ Siguiente poema
 


Página publicada por: