Estás en > Mis repoelas > Colaboraciones

 
Viendo el mar, poema de Eufrasio Navarro

VIENDO EL MAR, LA MAR


Mar, la mar azul y blanca, la mar
con olas acariciadas y húmedas
igual a mi alma limpia y pura
como su vaho, hecho nubes mudas.

La mar, a veces silenciosa, a veces tan aguda,
que parece deslizarse por corrientes de espejos
alumbrados, por bohemios veleros
románticos, a orilla de un silbido,
que se escucha,
en la gran mansión de los silencios.

Se recrean los pensamientos
inmortales, como la paz y la tranquilidad
con el navegar, por el equilibrio emocional
cuando se desnuda el día y a la noche
para que fluyan, los sentimientos
aireados en la arena de la playa
con los mejores momentos clareados
para que nos alumbre, la luz de mis versos
y disfrutar de este amor encontrado.

Tal vez, sea el tiempo con su maniobra secreta,
que nos invita a caminar,
por los espejos de la mar
de agua y sal, de sal y agua
descalzos, en sus leves corrientes de meandros
en la inmensidad hecha horizonte, la mar.

El mar, la mar de piel salada con aroma de sueños
donde, todo es ebullición y pasión
en las terrazas de sus olas con nuestros besos,
el mundo se convierte en placentero, adornado
por la exquisita fricción.

Mis ojos se iluminan con su color azul
al ver tu cuerpo en la mar impregnado,
de blancas espumas con sal radiante en su virtud
de erizar, las estelas rizadas para enamorarme.

 
 


Página publicada por: