Estás en > Mis repoelas > Colaboraciones

 

poema de Paz H. Páramo

EL SENDERO




El sendero era inevitable
eso nos habían dicho
caminábamos el uno al lado del otro
apenas rozándonos las manos
distintos como un ánade y una grulla
-El amor todo lo puede-

Nos habían dicho
-el amor
todo lo soporta
-

En los días de tormenta,
me mirabas como a una extraña
que se hubiera dedicado a quitarte la razón
y te miraba como un intruso que se negara
obstinadamente a dejarme libre
Nada soporta el amor
el amor hay que sostenerlo con las cuatro manos
sin rehuir la mirada
En los días de sol, recitábamos poemas
yo hacía pan y tú, amasabas mis pies entre tus manos
hasta que me quedaba dormida

Inapelables las razones, fueron precisos
-el amor es más fuerte-
como si la soledad no se hubiera extendido
llenos de tréboles
soñando con llegar a comprendernos
algún día

Quod scripsi, scripsi


 

Poema seleccionado por la poeta y postgrado en Periodismo Cultural y Redacción Periodística © Paz H. Páramo , para su publicación en la revista mis Repoelas:






El sendero


 


Página publicada por: José Antonio Hervás