Estás en > Mis repoelas > Colaboraciones

 

poema de Noemí Mocco

SUMISA




Detrás de aquella carita feliz, había una historia de decepciones. María la veía jugar con la inocencia propia de la infancia. Andy reía a carcajadas contagiando a los que la miraban, con sus nueve años ya conocía la desilusión y los agravios.
Su padre, alcohólico, defenestraba las ilusiones y los sueños que su hija tenía.
María, no sabía cómo poner fin a aquellas afrentas que lastimaban en demasía a su pequeña hija, quien siempre esperó de su madre la reacción lógica de una leona para defenderla. Pero María, se mantenía sumisa haciendo muy poco para salvar a su hija de las sin razones de su esposo.
Pedro siempre fue manipulador, en su ego de hombre superior anidaba un cruel sentimiento que lo volvía un ser despreciable en su hedor a vino barato.
¿Cómo podía olvidar María años más tarde la oportunidad que tuvo para terminar con aquella tortuosa realidad?
Aquella tarde Pedro regresó totalmente descompuesto y en delirante sopor. Se sentó en una silla, en la cocina de aquella casilla de dos ambientes y allí sentado, el vómito comenzó a brotar de su boca sin esfuerzo. María veía caer tan asquerosa secreción que se deslizaba lentamente por el pecho de su esposo bajando por el abdomen concluyendo su recorrido en el piso.
Sus hijos estaban por volver, María no podía permitir que vieran tan denigrante espectáculo, debía pensar rápidamente la solución a la situación. Tomó entonces un fuentón con agua, y comenzó a estrujar una esponja sobre la cabeza de Pedro para que el agua vaya arrastrando el vómito al suelo. Luego con un secador fue escurriendo el agua hacia afuera, intercalando el tortuoso episodio con sus propios vómitos producidos por semejante hecho.
El piso comenzó a inundarse, mezcla rara de agua jabonosa y suciedad.
Con esfuerzo María arrastró a Pedro hasta la cama; lo depositó con mucha impotencia y bronca, levantó un poco el colchón para sacar debajo el arma que él solía guardar, la observó, puso el cargador en aquella nueve milímetros, como una autómata siguió todos los pasos que él una vez le enseñara, deslizó hacia atrás la corredera hasta que una de las balas entró en la recamara, apuntó a la cabeza de su esposo pensando que aquella decisión sería una buena solución a sus males, pero su mano comenzó a temblar y María pensó en sus hijos, en la consecuencia de aquel acto, y sin dejar de temblar bajó el arma, la descargó, la volvió a su lugar y se dispuso a limpiar la cocina para esperar el regreso de sus hijos.
Así la encontraron, en silencio, sentada en la cocina para decir solamente…

- Papá está durmiendo…


Selección de textos escogidos de © Noemí Mocco, elegidos amablemente por la autora, para su publicación en la revista mis Repoelas:






Adiós ~ : ~ Otro día de vida ~ : ~ Sumisa ~ : ~ Venganza


Tus ojos me hablan ~ : ~ Esa Gorda ~ : ~ Solo de paso


 


Página publicada por: