Estás en > Mis repoelas > Colaboraciones

 



EN EL BORDE DEL MUNDO




No soy amigo de la hoguera cubierta de satén, ni de estar colgado
del trigo de los árboles, me embriaga la mirada de Ingrid Bergman
cuando se convierte en libélula y el clamor de los calabozos teñidos
por la mirra.

Adoro el astro que no pudo copular con la estrella y fue su amante
durante un millón de siglos, el concierto inacabado de las pirámides, la
fecundidad del memento que levanta su torre en el crepúsculo, pero
nada más bello que ser parte del jardín de los condenados.

Mi luz se convierte en el barro predilecto, el atril donde Bette Davis
recita los poemas, un caballo herido por el viento y el mármol que
roza el augurio de la intima exigencia.

Creo en el enigma escanciado por la encina, que renuncia a la Muerte
para ser el señor de las amapolas, y en la belleza que ha perdido su
juventud pero sigue siendo la reina de los capiteles.

Hijo de la tristura, me siento atropellado por la golondrina, los suspiros
son robustos como un milagro y las lágrimas piedras de café que
bordan lo etéreo. Sentir las profecías de Louis Armstrong fue mi bosque
sagrado y la Ausencia un grito de claveles en el corazón de los pájaros.



Poemas seleccionados por el poeta © Luís Ángel Marín Ibáñez, elegidos por el autor, para su publicación en la revista mis Repoelas:






Génesis ~ : ~ En el borde del mundo ~ : ~ Mater


Balada del poeta y el delirio ~ : ~ Padrenuestro


 


Página publicada por: