Estás en > Mis repoelas > Colaboraciones

 

poema de Ángela Serna

MÁSCARAS PARA NO ENLOQUECER




(Del poemario Máscaras para no enloquecer,2017, Editorial Celya)


V

Le temps / réclame un autre
             soufflé maintenant.

            Claude Esteban

El don de mi ignorancia se abre paso
en una habitación. Alguien empieza
a hablar. La luz, en ruinas, devuelve
la imagen, amarga y vital, de años
con cicatrices que aún supuran
fruto de la desolación.

Pronto alzaré el vuelo.

El carruaje del tiempo transformará en belleza
la crueldad no preterida del pasado.


VI

Venid, venid todos que está tocando allá
             abajo el viejo loco del roto violín.

                                        León Felipe

Lentamente
destilaré
las palabras
reunidas
hasta aquí.

Haré con ellas
un breviario
destinado
a colmar deseos.
A calmar esperas.
A curar con el cauterio
las heridas guardadas en los libros
desde aquel primer día.

Desde aquel primer violín de León Felipe
hallado en la Aldehuela de Salamanca.

¡Oh, este viejo y roto violín!


Una vez más
la música vestirá mi desnudez
hasta encontrar la palabra exacta
para que no se infecte la herida.

VIII

Pero en el fondo/ se ha quedado sin límites/
               es oscuro y se pierde / como una
                           caja china entre la niebla.

                                       Juana Castro


Siempre he convivido con cuerpos oscuros. Cada día, con sus noches, me estremezco al sentir su presencia. Su respiración es tan familiar como una caricia de buenos días. De buenas noches. Una caricia de tierno y sosegado olvido:

El principio de un viaje que, de umbral en umbral, es la antesala del desconsuelo.

Hoy también, la niebla pasará la página.

El frío se instalará
en el rincón de los errantes
quienes se preguntarán
también hoy
qué hacen aquí.

XXIX

Si el hombre sintiera de verdad
                no habría civilización.

                Fernando Pessoa

Un día escribí la biografía de Nadie.
Confesé ser parte de una trinidad.

Pessoa me reveló que soy plural:
El plural de nadie.

Que las máscaras
mantienen a raya la locura.

Que vivimos en la intersección. En ese lugar inestable donde locura y cordura son sólo palabras, a veces trabadas, a veces libres, palabras con ojos con piel con insomnio y temblores; palabras de piedra palabras de olores palabras-palabras mujeres y hombres.

Susurros que dispersa el viento. Palabras.

¿Por qué será que hoy no me sorprende el exceso de desasosiego depositado en estas líneas?

XXX

Murió mi eternidad
   y estoy velándola.

     César Vallejo

Sueles caminar por los libros como un funámbulo por el alambre.

Cada línea es una invitación al viaje.

El riesgo.

La posibilidad de caer.

Autómata, ataviada con ballestas para exorcizar el miedo en horas que son fuego, te enfrentas a la muerte exhausta entre los pliegues de la luz. Enajenada de tanto batir las alas sin ser pájaro.

¿Quedarse? ¿Partir?

El mundo se derrumba y tú…

Por fin te das permiso para volar.


Selección de poemas escogidos de © Ángela Serna, elegidos amablemente por la autora, para su publicación en la revista mis Repoelas:






Intramuros ~ : ~ ¿Quién se hará cargo de mí?


Desde el margen de la voz ~ : ~ Se dormirán las olas


Metamorfosis ~ : ~ Una mujer camina sola


La sombra es alargada ~ : ~ Simulacro


¿Desde dónde hablar? ~ : ~ haikus


Habitaciones junto al mar ~ : ~ Relojes blandos


El grito ~ : ~ Máscaras para no enloquecer


segunda parte ~ : ~ tercera parte


 


Página publicada por: