Estás en > Mis repoelas > Colaboraciones

 

poema de  Alvaro Fierro Clavero

CANTATA PARA LOS QUE VAMOS QUEDANDO


Escrito para sanar a Guillermo Garcimartín



Hoy tengo junto a mí toda la muerte

y todo vale nada si no es algo.

Sobre mi corazón vuela la tierra

y el barro toma forma

de dios estéril.

Pero mi corazón no es sitio

donde puedan cifrar impunemente

los dioses sus deseos de ternura,

los hombres el amor,

los ciegos su mirada paralítica,

los raros o lejanos,

los muertos combustibles su vacío.

Es una noche esférica que avanza

de bruces hacia el valle donde madura la fatiga,

es no silencio en tránsito

y se mantiene así, tirante,

rehén de su catástrofe conmigo, acumulado,

salto de pie, reloj de carne que se agobia,

odre que puebla el rosa de los labios.

Ahorrar el corazón

para gastarlo cuando falte,

llenarlo de lombrices locas

que caven con violencia hasta que encuentren

la última salida, convocarlo

para que el cuerpo aguante

y el cuerpo aguanta mucho si le dejan.

Alguien,

tal vez los dioses o los muertos,

no veo diferencia,

aprieta hasta que ahoga el corazón,

lo desmurmura,

lo desconstruye,

lo deja hecho un vuelco pretérito en sí mismo

y es tiempo de reedificarlo.

Si mi corazón

dejara de acabar sus fuerzas

en la lenta agonía de latidos que ahora siento

(uno,

otro,

tres) y tomara impulso

para dar un inmenso latido inacabable

saldría un meteorito de mi pecho

y la luna por fin tendría luna.

¿Y si mi corazón

y el de todos los hombres se sumara

(Todos.

También el subterráneo latido de los muertos)

en un hermoso unísono de vida

más fuerte que el Big Bang?

De su primer libro «Con esa misma espalda»

Poemas seleccionados por el escritor © Alvaro Fierro Clavero, elegidos por el autor, para su publicación en la revista mis Repoelas:





Cantata para los que vamos quedando

Ese momento cuando todo es tuyo

Lo que pueda pensar de mí una mosca

Colonizado corazón, libro de piropos

Instrucciones para escuchar Der Abschied

Sonata nº12 en La bemol mayor, op. 26

Móvil, de Alexander Calder

Libro del rey Aniel o libro de los ugros


 


Página publicada por: José Antonio Hervás