Estás en > Mis repoelas > Colaboraciones

 
Soliloquio ante un cristal rayado por un ser desconocido

Notas explicativas
¹ Estos se refiere a los niños (púberes o adolecentes) que impregnan con orina los árboles, o los vagones del Metropolitano, los rincones donde uno busca a veces tomar un descanso bajo la sombra; se refiere a los abandonados de la ciudad, adoptados por los pobres y los seres sin almaX, y que buscan reafirmarse con una navaja para raer cristales, o las butacas de curules en la Palestra.
      X La diferencia entre el bruto y el hombre, en palabras de Ermilio Abreu Gómez, es: “Unos dicen que el alma. Pero esto es parecer de los orgullosos. Otros dicen que la razón. Pero ésta es creencia de los filósofos. Diré que más creo en otra diferencia: La diferencia que más separa al hombre del bruto es la facultad que tiene el primero para reprimir y matar su apetito”.
² Lo ajeno dentro de términos existenciales, responde al concepto de esencia prestada: réplica de un modelo para guarecer el (sin) sentido de la existencia. La realidad es ajena cuando no has participado en la creación de ésta. En 1941 Ciro Alegría escribió El mundo es ancho y ajeno, novela en la cual abarcaba el abanico de los mundos opuestos entre los que gozan el mundo constituido por sus intereses, en contraposición de los vencidos, que son relegados al margen de sus decisiones y son empujados a obedecer o asumir este poder que se les impuso en una guerra brutal.

³ La asociación de lo polisílabo en contraposición de la idea de Un solo dios (monosilábico). Referido en los apuntes de Blas Coll, este extraño lingüista en busca del lenguaje único que pueda representarlo como ser existente en el mundo, de quien Eugenio Montejo documenta la vida con notas y testimonios de lugareños del pueblo en donde habitaba este ser venido de nadie sabe dónde ni cuándo.

4 Ácimo respecto a la alegoría del pan sin levadura, del cual también León Felipe habla al dividir la vida pasiva de la vida latente, y esta última como fruto substancial del hombre. Ácimo o ázimo como adjetivo de la realidad cambiante. Digamos que el pan ázimo es el alimento de la vida misma: es cuando el Ser es capaz de nutrir el Mundo.

5 Saber asumido en referencia a la fenomenología del espíritu de Hegel donde plantea la ciencia como el sistema mismo del saber absoluto. Este saber debe llegar a sí mismo, escribe, “si sólo al final el saber absoluto es de una manera total él mismo”: saber que sabe: un círculo donde al mirarse en el espejo se desconoce, y lo hace porque conoce su estado anterior al presente. Es el devenir tal, en tanto llega a sí mismo y se descubre re-constituido: nuevo. Entonces al retomar el inicio de la búsqueda hacia no está en y consigo mismo. Al cerrar el círculo, sigue sin ser sí mismo, pues el trayecto lo ha cambiado. Es el ser un percutor de la idea de sí, y de lo que deja de ser al encontrar su prefiguración. Según Heidegger “el saber absoluto debe ser otro al inicio de la experiencia que la conciencia hace consigo, experiencia que, más aún, no es otra que el movimiento, la historia donde acontece el llegar-a-sí-mismo en el devenir-se-otro”.

6 Fausto Alzati Fernández hace referencia a la presión de los convencionalismos que establecen una estructura funcional para obtener algo: así la lógica burocrática anula al ser o individuo ante el prefijo existencial del nombre como identificación incuestionable de la identidad. Cito: “y cada que me preguntan/mi fecha de nacimiento/y lugar/me pongo nervioso/podría ser cualquier cosa/estoy siendo olvidado/desechado/lo voy a decir mal/se me va a ir/un número/seré presa/de una sospecha/insaciable/va sonar/como que tuve que me tuve que acordar/que estoy fingiendo/que estoy mintiendo/requiero recordar un código/una estructura psíquica/un modo de obediencia/una historia/de la cual soy síntoma/una histeria/y batalla/un espejo/que acompañan al nombre/y número de pasaporte/se me va a olvidar/no lo voy a poder explicar/pies y manos atadas/inyecciones de calmantes/electrochocks/y miradas distantes/rápido, rápido/que sí es tu nombre/—claro que es mi nombre güey/no te pongas nervioso/—no estoy nervioso/No todo es cierto/—lo sé, lo sé/y lo que es cierto/es inefable/al menos.

7 Aludo al Monstruo, como Ideología, que desde la óptica de Enrique González Rojo: “La ideología, como una de las modalidades de la falsa conciencia, presenta una forma y un contenido específicos: su forma reside en su pretensión o apariencia de ser verdad o resultar válida para todos; su contenido hace referencia a los intereses de clase de la que en el fondo es expresión. La ideología es deformante-conformante. Deforma la realidad o parte de la realidad para conformar o cohesionar la sociedad de acuerdo con los intereses de una clase o un grupo de poder. Tiene, por tanto, un aspecto epistemológico y otro sociológico: se distorsiona la realidad con el objeto de cohesionar al todo social en función de los intereses de una clase social o de un grupo de poder”. Ese es el monstruo policéfalo.

8 En la tradición poética el poeta recurrentemente busca revelarse a la Naturaleza, al concebirla como dictatorial, pues asume es directa o indirectamente referencia al tótem de la madre. Vicente Huidobro escribe: “Non serviam. No he de ser tu esclavo, madre Natura; seré tu amo”. Sin embargo la estructura madre que rige la vida material, es una fórmula intangible. Natura significa el orden de las cosas. La natura en sí del humano es maleable en proporción a su capacidad de trastocar su laberinto interno; de reconfigurar el orden de los elementos que componen su percepción del mundo. La Naturaleza es variable en base al orden en que se procesan sus elementos, de tal modo que lo que muta es la percepción de ésta, de acuerdo al sentido en que la persona ordena la materia. De ahí se deriva el proceso reconstructivo de lo material.

9 El cartógrafo tiene entre sus hojas sueltas un excelente pasaje que hace referencia al misterio: en él la caja del misterio es elaborada en un taller de Bagdad, de la dinastía Abasidas. Los complejos motivos botánicos están hechos de hilo de oro y piedritas color café, rojo, amarillo y verde oliva —todo incrustado con clavos en la madera de rosal. Todos esperan ansiosos que Drágor abra la caja, para ver qué hay en ella. Ansiosos desesperan. Hasta que Bógomil levanta con mano temblorosa la tapa y todos se abalanzan a ver el contenido: pero la caja está vacía: la respuesta es: “La caja no estaba vacía, en ella estaba el Misterio (…) pero él tiene otra caja más (…) lleva unas letras desconocidas por nosotros. Intercambiamos miradas significativas. ¿Qué esconderá esta caja nueva?”. Atlas descritos por el cielo, México, 2003. Goran Petrovic. Sexto Piso Editores.
Poemas de Andrés Cisneros
Soliloquio ~ : ~ Clepsidra ~ : ~ La locura ~ : ~ Gambito y fuga
 
para cuando necesites consultar determinadas cuestiones tós, tienes los manuales y tutoriales de nuestro sitio Matematicas y Poesia


Página publicada por: