Estás en > Mis repoelas > Colaboraciones

 
MENSAJES
 
    Los domingos nublados de verano,
    por las mañanas, brillan con un presentimiento
    de la luz, una cálida sospecha de la luz,
    que espera al otro lado de las nubes.
    Y de pronto cualquier alteración del cielo
    se convierte en un signo: algo que no es,
    no existe por sí mismo, sino por lo que anuncia.
    No adquiere su valor por lo que muestra
    sino por lo que deja de mostrar,
    pues lo que oculta es lo que promete.
    Y ese baile de velos, ese juego de sombras
    a veces se resuelve en una algarabía
    de niños que se arrojan a la playa
    con presteza y ardor de saqueadores;
    se prolonga otras veces
    en una larga tarde de películas;
    pero siempre nos deja
    ese inquietante hábito de estar
    atentos a los signos,
    de ser lectores hasta con la piel,
    pues el calor y el frío, luz y sombra,
    son cartas que debemos leer con todo el cuerpo.

Selección de poemas de © Miguel Ibáñez de la Cuesta, elegidos amablemente por el autor, para su publicación en la revista mis Repoelas:





Cansancio y nostalgia de Castilla ~ : ~ La voz prisionera

Una cuestión de orden ~ : ~ Nada que declarar

Todos los días son el día único ~ : ~ Una visita a los antepasados

Una actitud ~ : ~ Ria de la arena ~ : ~ Con una vieja amiga

Presagios ~ : ~ Ruego ~ : ~ Promesa ~ : ~Tener Oido

Mensajes ~ : ~ Vacaciones ~ : ~ Revelación en el Cantábrico

Un alto en el Camino ~ : ~ Santa Filomena


 


Página publicada por: