Estás en > Mis repoelas > Colaboraciones

 
LA GRANDISCA
        La veo algunas tardes
        con su abrigo cheviot
        pasear por las terrazas de los cafés del centro
        soltera como entonces
        su cuello entre los zorros
        no es ya deseo
                                         es muerte.

        LA TRINIDAD ERA ESO

        Era el hambre,
        pero no lo sabíamos;

        y en la ignorancia aquella
        jugamos a ser tres
        en la ración de uno.

        En el amor también
        nos sucedió lo mismo.

        Y en la vida.




Selección de poemas de © ,Luis Felipe Comendador, preparada por el autor para la revista mis Repoelas:





La grandisca

La volpina

La inocencia perdida


 


Página publicada por: José Antonio Hervás Contreras