Estás en > Mis repoelas > Colaboraciones

 
"Por no quebrarme en tu ausencia"
Por no quebrarme en tu ausencia
te he soñado mar,
te he pintado mar único con los colores del sueño,
mar recíproco y abierto
fluyendo hacia mi orilla suspicaz y silábica
Yo ardía invariable hacia su suave onda
Inerme dulce sola
Quería preguntarte
Quería preguntarte el secreto para acercarme a ti
Para saber en realidad quién eres
Quiénes somos
Yo quería indagar en tus consignas
distendida en el agua,
pura agua enamorada,
y me ha rozado tu ausencia con su mano rota,
he sentido el contacto obstinado de la sombra de tu ausencia
en mi carne desnuda y encendida
y me he puesto tan triste que casi anhelaba morir
finiquitarme
Entonces me he acordado de Dios
Me he deseado hija de Dios
Me he recompuesto a su imagen y semejanza
su propia esencia alargada en la noche
Me he fingido dios,
me he creído la imagen viva del Padre que en ti se perpetúa y que nos hace por igual carne transitoria
He suplantado a Dios con una humildad tan íntima
que cuando he vestido con tu cuerpo al mar que me embriagaba
al mar que mi corazón idolatra sin descanso y te he visto sentado frente a mí
casi accesible
abandonado a mi deseo desde tu propio cosmos de colores
sólo he podido hincarme humilde de rodillas
arrodillarme ante ti con reverencia
con una extraña alegría
con una necesidad desesperada de vivirte
sin pudor, en pura entrega
para hundir mi nostalgia en un acto instintivo e indisoluble de amor pleno
Curvarme como una interrogación
febril y frágil
que buscaba tu latido más oscuro
porque me urgía que te rompieses en mí y me repoblaras
con tu simiente única y más vívida
Y me he atrevido en el sueño a cofundirnos
A acodar en tus costados mi deseo
felicísima
mientras tus manos enredadas en mi pelo me anclaban dulcemente en tu hondonada
Y te he sentido palpitar creciéndome
haciéndote para mí mi hombre océano
mecidos en un ritmo original y primigenio,
fundidos casi
inundando de luz y liquen nuestras soledades
vencidos en un único gozo
que me ha devuelto el nombre que para ti Dios me había dado antes de nacer
hechos un mar de amor humano y caliente
que se rompía en espuma desnuda y verdadera
con tanta dulzura que creí haber muerto
Después
al despertarme en tu ausencia
frente a esos ojos impasibles que me hieren sobre mi propio espejo
que quieren repudiar esa humedad que crece en la distancia
sólo ha quedado fingir
que no puede haber dioses a este lado de las sábanas


Perteneciente al poemario
"LA NOSTALGIA DE LAS HORAS"

Poemas de © Isabel de la Cruz, seleccionados por la autora de sus poemarios "En el nombre de la luz" y "La nostalgia de las horas",para la revista mis Repoelas:

No me preguntes ~ : ~ A veces os miro despacio

Al amparo de la noche ~ : ~ Oigo ilusa

Por no quebrarme en tu ausencia

 


Página publicada por: