Estás en > Mis repoelas > Colaboraciones

 
DESVÁN
            COMO se abre la mano que aguardara
            la última coincidencia
            de unos dedos lejanos
            mientras la vida alrededor simula
            un gesto inapreciable,
            u silencio fingido
            o el antiguo dolor de unas campanas,
            así he llegado hasta el desván con algo
            viejo sobre la sombra en que culmina
            la eterna insuficiencia de los pasos.
            he subido al desván adivinándome
            (como un tacto en lo oscuro),
            oyendo mi crujido confundirse
            con el cansancio de las escaleras.
            Una luz mínima,
            una luz hecha para no ser vista
            ha encendido las cosas y los años
            de idéntica manera que se lloran
            la memoria y su rastro decadente
            en discos de vinilo.

            Aquí siguen
            los objetos, los restos del naufragio
            del que pocos recuerdan, conteniendo
            las horas, los minutos y los días
            como relojes que se detuvieron
            y hoy vuelven a latir con ese súbito
            temblo que trae la sangre al pie dormido.

            Hay un aroma oculto que interrumpe
            el aire y, hacia el fondo,
            esa apariencia de lugar desierto
            que tiene el sueño de los desterrados
            o el paisaje de un cuadro o la mañana
            por un parque cualquiera.

            Sostengo en la mirada (la de entonces)
            esta pereza que el olvido aprende
            con el tiempo, lo mismo que los ojos
            de un muerto de otro siglo.
                                                           En el desván
(De "Lugares para el exilio", (Accésit del Premio Adonais 2001)
Poemas de Javier Cano
Ciudad ~ : ~ Puente derruido ~ : ~ Casa en ruinas ~ : ~ Desván
 


Página publicada por: