Estás en > Mis repoelas > Colaboraciones

 
AQUILES, HIJO MÍO
(DEL LIBRO EL SILENCIO ESTÁ LLENO DE NOMBRES, 1996)
          Aquiles, hijo mío,
          algo me vence más que tu grandeza:
          el recuerdo de tu ser recién nacido.
          Sólo yo, Aquiles, hijo mío,
          sé cómo fuiste niño.
          Cuántas veces, a nuestros pies las olas,
          con mis dedos quitaba yo la arena de tus cabellos rubios.
          Siempre escondías tesoros diminutos en tus puños,
          que se abrían como rosas
          sin haber conocido aún el hierro de las armas.
          Aquiles, hijo mío, tuyas son las victorias,
          tu lucha es mi derrota.

          Aquiles, mi guerrero,
          al hacerte soldado
          caíste prisionero de tu propia armadura.
          El mundo está asediado,
          y todos tus triunfos ponen nuevas murallas
          en los pechos de los hombres y los héroes.
          Tus pies ligeros no han de llevarte nunca más allá
          de los confines de la guerra,
          y con ellos te vas marchando lentamente de mí
          porque te marchas para siempre.

          Aquiles, hijo mío,
          te vi vivir antes de verte con los ojos,
          te oí sumergido en el silencio
          y te toqué sin necesidad de usar las manos
          mucho antes que la aurora de los dedos rosados.

          Ahora que estás dormido y la luz de la luna
          perpetúa el resplandor de tu espada,
          a la vez que con su leche nutre esta nocturna tregua,
          contemplo en tu talón la convulsión del tiempo,
          y aunque tú no lo sabes, Aquiles, hijo mío,
          como siempre
          los dioses han vencido.

Poemas de © Beatriz Villacañas, seleccionados por la autora para la revista mis Repoelas:

No son alas ~ : ~ Para aquel zoólogo ~ : ~ Aquiles, hijo mío

Deliras por Dublín ~ : ~ caribes y panteras ~ : ~ Astrología interior

Nocturno ~ : ~ La más contradictoria ~ : ~ Ciencia inexacta

 


Página publicada por: