Estás en > Mis repoelas > Colaboraciones

 
ESQUEMA PARA UNA DECORACIÓN DEL AGUA
Fragmento VII
 
      Para lo que no se recobra,
      lo mismo es un río que un mar,
      de donde es un mal de hombre:
      siempre desgranar las falsas pedrerías
      de las brújulas que, inútilmente,
      enjaezan el tósigo azul del ocaso;
      siempre recomenzar, tras la médula gris
      del desasosiego, la inequívoca biografía del mar.
      No obstante, todo hubiera sido en vano
      de no haber sido por las exigüas palabras,
      cada día más indóciles,
      con que el hombre tala el bosque del silencio
      y nos recuerda que todo transcurre
      (que es de lo poco que tiene a favor)
      como al agua se lo recuerdan
      los remos de las barcas que lo cruzan.

      Condenado a escuchar únicamente
      la canción de ciego que el mar entona,
      al hombre no le queda más que aclarar
      sus sonidos en el sol del crepúsculo
      y guardarlos para el futuro amanecer,
      porque el mar, por así decirlo,
      siempre ciega al corazón que canta,
      enseñándole a saber el silencio,
      vaiviniendo su paso, no su historia.

Selección de poemas de © Antonio José Trigo, cedidos por deferencia del autor,de sus poemarios "Esquema para una decoración del agua", y "Rapsodia de lo oscuro ofreciente" para la revista mis Repoelas:





Fragmento II ~ : ~ Fragmento III ~ : ~ Fragmento VIII

Fragmento I ~ : ~ Fragmento IV ~ : ~ Fragmento VII


 


Página publicada por: