Estás en > Mis repoelas > Colaboraciones

 
AGGIORNAMENTOS
        Algunas cosas no precisan
        ser modernizadas.
        Antes, el dios flechador hería
        con un único dardo. Ese bastaba
        para abrirte el alma en carne viva.
        Como la lanza de Aquiles, sólo
        el toque de la misma arma restañaba la herida
        o lo hacía la consoladora Muerte.
        Esa única herida era suficiente
        para emponzoñar la sangre de un amor sin cura.
        No servía triaca ni bezoar:
        había que desangrarse entero para comenzar de nuevo.

        Los tiempos han cambiado.
        Cuando el Cupido metálico te escoge
        cubre el cielo con sus flechas
        como el arco galés en Agincourt
        o los persas en las Termópilas.
        Con mecánica saña
        sigue disparando, insensible
        a mi enmudecido grito,
        a mi cuerpo alfileteado de venablos,
        a que ya ni puedo moverme, clavado en el suelo.

Poemas de © Diego Valverde, seleccionados con autorización del autor para la revista mis Repoelas:





Aggiornamentos ~ : ~ Cambio de piel ~ : ~ Conquista

 


Página publicada por: