Estás en > Mis repoelas > Colaboraciones

BEATRIZ HERNANZ - POEMAS
 

    (Madrid, 1939)

    Sólo un bálsamo de hiedra silencia esas manos destronadas de eternidad.
    Los ojos de una niña rubia y sola miran la furiosa sombra,
    la amenaza inmóvil de una estrella falsa
    que surca inhabitable un cielo sin pájaros.

    Madrid es una ciénaga donde aúllan los obuses.
    Los fusiles acorralan a las flores,
    son lenguas torrenciales de ira,
    crepitantes tinieblas que sólo odio encienden.


    La niña olvida una lluvia de incendios en la ventana.
    Acuna a la muñeca fea de mirada trágica.
    Un gato transparente invoca en los tejados
    a las aves que emigraron a un sur olvidado.


    Ya no hay duendes esquivos en la casa,
    y la niña espía a una adolescente estremecida,
    a una madre borrosa que calla,
    a un padre grande y fugaz,
    al aire negro que oprime la demencia de los sueños.
    Taciturnas, las hadas,
    se exilian a los archipiélagos de la luna.
    El pulso del fuego levanta lenguas de ira.
    Se va la vida en un aire extraño,
    pasará más allá del desastre.
    Las manos de la niña son muros de aire.
    Todo es ajeno en las cicatrices oscuras de la infancia
    .

    Del libro La vigilia del tiempo, Adonais, Rialp, 1995
Poemas de Beatriz Hernanz
Poema anterior ~ : ~ Siguiente poema
 


Página publicada por: