Estás en > Mis repoelas > Colaboraciones

 

LA INTERMINABLE NOCHE DE LA FE

    No tienes por qué escapar ni descender.
    Tus pasos diligentes dejan un rastro de sangre
    como si de flores de tratara.
    Dios no te ve.
    Bajo el sol de febrero hay sangre. Sangre luminosa.
    Si despiertas significas olvido y desnudez.
    La imagen de dios no se refleja en ti.
    Derramada la cera de los cirios en la liturgia añosa.
    Él no te observa ni se convence de tu pureza.
    Tú y él la irrealidad. La noche interminable.
    No te defiende y te deja caer.

    Para ti sólo existe el Deseo.
    Dios no te escucha. Dios no te dice:
          “Por tus palabras hablaré.
          Tus manos serán mi instrumento.
          Tu nombre el mío. Serás yo”.
Poemas de León Estrada
Poema anterior ~ : ~ Siguiente poema
 


Página publicada por: