Estás en > Mis repoelas > Colaboraciones

 

        Narciso habla


          A Mariángeles Betancort
          Leyendo a Paul Valéry


        Y allí
        en mitad de una noche viscosa y triste
        me enamoré del reflejo de aquella mujer
        no era ella ni siquiera la estación sombría
        de lo que ese rostro trae cada mañana hasta el espejo

        era ese reflejo repetido en mi cabeza como una llave
        esa posibilidad de ser lo que paraliza el agua
        la bebida azulgrana de un cuerpo que tiembla como un recuerdo
        la ironía fugaz de un límite que abre una puerta sin pared

        porque aquella mujer reflejada era un umbral
        algo que la divinidad registra en la fibra del océano

        a ella a su rostro va cada noche el aceite de los barcos
        el grito tapizado de esa fuente que viene a ser poema
        el lamido ciego lo que cabe en ese agua que se agota
        la memoria del agua agotándose en la imagen
        la piedra lanzada contra el agua inmemorial
        la piedra en medio del reflejo que yo amé

        Esa mujer reflejada
        esa mujer
        el agua de esa mujer
        en la mañana después del sueño
        gotea en mi almohada
        como un ejercicio inútil de lo que ya no soy
Poemas de Sonia Betancort
Poema anterior ~ : ~ Poema siguiente
 


Página publicada por: