Estás en > Mis repoelas > Colaboraciones

 
ALBEDRÍO
    Que el velo de mi templo
    torna en danza al arrullo de sisellas,
    al brillo de la racha cenital
    y a la estirpe dotada de luceros.
    El velo de mi templo
    es urdimbre de seda, de magnolias,
    y tules con azúcar y delirio;
    no dudes franquearlo,
    se equilibra en el filo del cabello,
    y en las horas de lágrimas y risas.
    No temas, es frontera
    entre tus arrebatos y mis sueños,
    tu caña de pescar que se cimbrea
    entre los atolones, en su hondura,
    y las branquias que saben de agonía
    a ras de mis sandalias a mi frente.
    *
    El velo de mi templo
    sabe las marejadas
    de los cárdenos mares sublevados,
    en sus fueros internos…
    El velo de mi templo
    contiene el sedimento de las horas
    al borde de la arena:
    mutilados relojes convertidos
    en chatarra sin tiempo,
    soliloquio de tumbas
    en este columbario donde habita
    la castidad absurda
    sobre tanta tibieza
    de lecho desnutrido,
    allá donde fondean las palabras,
    acaso bajo el heno
    que atesora el sudor de los minutos
    de estrellas marineras, lupanares
    despintando grafías
    y deleite encubierto
    en pechos y costados
    por caricias que saben de gorriones,
    amapolas, y nidos, y quimeras
    al calor y al aroma de incendio.
    El velo de mi templo te consiente
    descorrer su cortina,
    asomarte a su dios
    cuando el alba le quita las custodias
    a los cuerpos desnudos
    y pone nuevo albor en las estancias
    del alma enamorada.
    Y hoy vienes, amante, a manos llenas
    anhelando impregnarme con tu néctar
    No se quiebre tu voz, ni tu alharaca,
    no tiembles, ni cuestiones,
    ni vaciles el tacto precedente.
    Te ofrezco la cosecha. La vendimia,
    desde el génesis mismo
    que requiebra el confín de la memoria,
    desde el mero quicial
    donde el mundo trepida
    allá dentro del hombre.
tus arrebatos y mis sueños
Poemas de Julia Gallo Sanz ~ : ~ Siguiente poema
 


Página publicada por: