Estás en > Mis repoelas > Colaboraciones

 

    La voz amordazada

Cada primero de mes, Noelia emprendía el duro camino del dolor y la tristeza. La mañana, fría como el hielo, no ayudaba a soportar tanto sufrimiento. La congoja era su única compañía hasta que llegaba a las puertas del recinto. Un pequeño grupo de personas, con el rostro de la tristeza, esperaban en silencio su turno. Puertas que se abrían; nombres que se mencionaban; el frio que traspasaba los huesos. Dos minutos de llanto, no había tiempo para más; y otra vez, un mes de espera e incertidumbre y un amargo silencio.

 

NURIA DE ESPINOSA

Selección de Poemas y Relatos : Relato siguiente ~ : ~ Poemas
Otros lectores de este autor también se han interesado por los poemas de Matemáticas y Poesía


Página publicada por: