Estás en > Mis repoelas > Colaboraciones

 
Tanto aprendemos en el camino de la vida, hasta que nos damos cuenta que quizá lo que un día conocimos ó creíamos haber aprendido, hoy no sirve de nada. Llegamos a un punto en el que simplemente la misma vida se encarga de demostrarnos que seguimos siendo niños ignorantes ante una realidad cambiante; ante un mundo que gira y gira a pasos agigantados mientras nosotros, como débiles y frágiles criaturas, solemos detenernos, sentarnos y esperar a ver qué pasa, sin ni siquiera replantear qué camino vamos a tomar. Eh ahí el más grande y absoluto error.

Por qué los seres humanos adoptamos una actitud tan cómoda hacia la vida. Cuándo dejamos de soñar, soñar y soñar, mientras buscábamos en los rincones más recónditos de nuestra cabeza posibles herramientas para llegar a la meta. Quizá, sólo quizá, soy yo una de las últimas soñadoras, una de esas escasas personas que no se conforma con lo que la vida ofrece sino que siempre está en la exasperante búsqueda de algo más. Pero saben, eso es mejor, pues al menos siempre tengo viva la vida, vivo la vida y no, como muchos de ustedes, que mueren lenta y dolorosamente ante ella.

ARRIÉSGATE A IR MÁS ALLÁ

arriésgate a ir más allá
Estoy segura que todos hemos pasado por momentos en que nos decimos a nosotros mismos ¡Qué vida la mía, no puede ser peor ¡y no nos damos cuenta que es como es gracias a lo que nosotros mismos hemos hecho de ella. La vida no es mala, la vida es vida, espontánea, cambiante, fluida, abierta y receptiva; receptiva a lo que nosotros hacemos, a lo que decimos y pensamos. Es tan desinteresada y amigable que siempre nos deja hacer con ella, lo que en realidad deseamos. Por ello, lo fácil para nosotros es culparla a ella, o a Dios, de nuestras desgracias, olvidando que nosotros fuimos los principales artífices de esa, nuestra realidad.

Como afirmó el sabio Albert Einstein, los seres humanos siempre llegamos a un periodo de “CRISIS”, un desagradable tiempo en donde lo malo se vuelve peor y las expectativas de vida decrecen haciéndonos sentir miserables, perdidos y sin un sentido. Pero el científico opinaba diferente a la mayoría de mortales. Para él la crisis significaba enfrentarnos a la oportunidad de construir una nueva realidad, una realidad con propósitos definidos, con pensamientos positivos y con sed de cambio. Esa crisis era, algo así, como un primer ladrillo puesto en la construcción sin vida de lo que sería un nuevo hogar.

La crisis es entonces, aunque lo dudemos, una luz que ilumina nuestra oscuridad en el momento indicado. Ese sentimiento de “pérdida y frustración” es sólo un llamado, una voz del inconsciente que grita a viva voz ¡Hey, tú, si tú, deja de llorar, ponte los pantalones y vuelve a empezar¡

Ese es el momento oportuno para salirnos de lo cómodo, de lo fácil y de lo conocido. Es el momento de dejar de lado lo que conocemos de nosotros, lo que pensábamos que éramos y atrevernos a descubrir qué tenemos una gran y poderosa fuerza interior. Es el momento, el oportuno y vivo momento, de encontrarnos a nosotros mismos, de mirarnos en un espejo y decirnos… Yo, esta hermosa criatura de Dios, busco, deseo y quiero más.

Ser soñador no es malo, por el contrario, es la mejor herramienta que tenemos los hombres para subsistir en un mundo en donde cada vez se nos prohíbe soñar. Pero, eso sí, tienes que ser un soñador comprometido, de esos que no dejan que sus ilusiones sean eso, sólo sueños, sino que día a día hacen algo que los acerquen más a la meta ideada.

No te dejes de los incrédulos, de los que se conforman con lo que tienen y nunca aspiran a nada más. Pues en la vida encontrarás personas así, como estrellas en el cielo, pero sólo depende de ti hacerte el sordo y seguir.

Conviértete en eso que quieres, lucha por lo que mereces y abre los ojos a un mundo en donde tú mismo eres el creador. No sigas colocándote límites, no sigas alimentando más miedos, no mueras a diario en la monotonía, y lo más importante, no dejes morir tus sueños.
El relato"Arriésgate a ir más allá" es original de la Comunicadora social y periodista de la universidad de la Sabana, Luisa Fernanda Acelas. La ilustración es original de un usuario del sitio desmotivaciones.es

Poema de Luisa fernanda Acelas : Tan tú
 

MATEMÁTICAS Y POESÍA: CASI TODO LO SUFICIENTE PARA VIVIR



Página publicada por: