Estás en > Mis repoelas > Colaboraciones > Lola Conde

La magia de los cuentos

 

EL OKUPA
(si los perros hablaran)

Simba había sido feliz, hasta que comenzó a sentirse un ser distinto. El trato que recibía de su familia no era el mismo que entre los demás se profesaban y ello lo hacía sentirse un bicho raro.

Ellos creían ser muy civilizados; existía la complicidad, el afecto, aunque algunas veces también había disputas por malos entendidos, pero lo más importante era que estaban muy unidos y formaban una gran piña.

- Desde el mismo día que me destetaron pase a ser un miembro mas de la familia, bueno al menos eso creí, recuerdo los tiempos pasados con nostalgia y lo ingenuo que fui por aquellos entonces.

Simba pensó que tendría las mismas oportunidades en la vida que un ser normal de carne y hueso, pero la realidad seria muy diferente...

chucho
Tal como iba creciendo cada vez se daba mas cuenta de lo cruel que podía ser el destino.

-¡Podría haber nacido en otro lugar pero "no", ha tenido que ser precisamente aquí; donde los hombres a los seres como yo nos llaman perros y si no son de pura raza nos subestiman diciéndonos chuchos y para colmo nos tratan como si fuéramos deficientes mentales...leñe! ¡VAYA PERRADA!.

Simba, se esforzó en comprender el motivo de esos comportamientos tan extraños, hasta que llegó a la conclusión que el ser humano era: "Incomprensible por naturaleza".

-Cada vez estoy mas decepcionado y confuso, porque me planteo mi futuro ¿qué sería de mi? es mi vida la que está en juego y aunque sea un chucho, sé que solo se vive una vez y antes de que me trague la tierra quiero pegarme una buena juerga, devorar un buen hueso fresco de verdad y engullir bombones hasta que me dé diarrea. Por que si sigo viviendo con estos seres terminarán dándome pastillitas sintéticas para alimentarme e incluso serían capaces de ponerme preservativos y a mi hembra un DIU, para extinguir nuestra especie. En él fondo tienen miedo; a que seamos mas inteligentes y lleguemos a dominar el planeta.

Esto le hizo escudriñar la conducta humana y se dio cuenta que podía luchar; porque aunque es un chucho no quiere decir que sea conformista y que no fuera un perro con un par de narices "el que no lucha es porque no quiere", (de los cobardes nunca se ha escrito nada) y se conforma con la vida de perro, acomodándose.

-¿Qué sucede? ¿ Es que los hombres creen que los perros no pensamos? ¡ Valientes ignorantes! Precisamente ellos que se pasan la mitad de su vida destruyéndose y la otra curándose. A nosotros nos ponen de comer esas bolas mal olientes, tan duras e insípidas como granizos y ellos venga no le falta de nada, comen de todo y en esos momentos no se acuerdan del colesterol ni del ácido úrico, así les va.¡Pero claro! no puedo manifestarme ya que me quedaría sin mi ración diaria y pasaría mas hambre que un lagarto tras una pita.

Para colmo tengo que aguantar con la vejiga llena hasta que uno de ellos se dignen a sacarme a la calle, porque si hago mis necesidades dentro de la casa castigo al canto. Mi amo como es tan inteligente dispone de todo el medios necesario para cubrir sus necesidades y su tiempo de ocio, ya que para él, la calidad de vida es esencial, yo le regalaría mi correa, mi bozal, y mi pelota a cambio que él tuviera que salir a la calle para hacer sus Necesidades fisiológicas. Aunque fuera solo una semana nada mas, a lo mejor así se pondría en mi lugar y me construiría, un simple retrete dentro de la casa.

Ellos me apartaron de los míos; pensaba que serian mis padres adoptivos, pero que equivocado estaba, soy solo su mascota, el chucho gracioso que no sufre porque solo actúa por Instinto. Pero ya me cansé, quiero ser libre, vivir mi vida; ser yo mismo, salir a dar mis paseos cuando se me antoje; saltar y correr detrás de los pájaros, jugar con mis amigos y sí me lo pide el cuerpo salir con una hembra cortejarla sin tener que pedir permiso y sin darle explicaciones a nadie. Hasta para eso me tengo que reprimir. Si me escapo lo paso divino y olvido los malos tratos, pero después me cuesta una semana de suplicio, amarrado y sin premio. Al menos si entendieran mi lenguaje no me importaría pedirles perdón; porque estoy vivo, tengo alma, defectos y virtudes...

El hombre tendrá un coeficiente intelectual muy alto comparado conmigo, pero la inteligencia emocional que poco se la trabajan. Son mas cortos que la tarde de un domingo en invierno.

No sé que ven de raro que me enamore y tenga mis necesidades sexuales, ¿es que quizás ellos no sienten deseos y no tienen fantasías eróticas? Anda que si contara todo lo que he visto y oído, ¡Seguro que subiría el pan! mejor guardar silencio porque no es más sabio el que más habla, sino el que sabe callar y además en boca cerrada no entran moscas...


perros
Simba decidió marcharse en la primera ocasión que tuviera para dejar atrás el egoísmo y la intolerancia de su amo. Simba planificó con sus amigos una gran escapada porque sé encontraban en la misma situación. Se llevó toda la noche preparando la huída. Cogió la cuerda y la mordisqueó por un lado para no levantar sospechas hasta dejarla tan fina como un hilo. A la mañana siguiente cuando su dueño salió a darle el paseo matutino, estaba preparado para la gran acción, levantó la patita para hacerse pipi intencionadamente en la pierna del amo, pegó un fuerte tirón, la cuerda se partió y salió corriendo en busca de sus sueños.

- Ahora correré sin parar; me esperan mis amigos, planificaremos el motín y le daremos una lección a estos seres superiores. En primer lugar iremos a la residencia de perros, liberaremos a presos y seremos los amos y ellos vivirán la vida de perro... los cuidaremos con esmero, comerán la comida a su hora, los sacaremos a hacer pipi con su correa para que no se escapen y cuando se porten bien le daremos de premio huesos sintéticos, mientras tanto nosotros copularemos, comeremos perdices y seremos felices y pasado un tiempo le preguntaremos:¿ Que tal les va su nueva vida?, tal vez a alguno le encante ser perro y no quiera volver a la vida del humano porque así¡ cómo no tienen que pensar ¡quizás no se les caiga el pelo!...

Simba, aun segue luchando por un mundo afín a las necesidades de los chuchos. Dedica su vida a luchar por la libertad y defender los derechos de los perros de raza sin especificar.
Relatos y cuentos de Lola Conde Rodriguez
Relato anterior ~ : ~ Siguiente relato


Página publicada por: