Estás en > Matemáticas y Poesía > César Aguilar

CUENTOS Y RELATOS - ILUSTRACIONES
 

LOS DIOSES OLVIDADOS

Incienso, ceniza, sal
incienso, ceniza, sal
incienso, ceniza, sal...
La sacerdotisa en el corazón del bosque, en el circulo de fuego, baila para los dioses, la mujer está en éxtasis, bailando desnuda, pronuncia palabras arcanas...

Incienso, ceniza, sal
incienso, ceniza, sal
incienso, ceniza, sal...
ilustración de César Aguilar
Convulsiones nacen de su vientre, mientras el cielo se ilumina con el fuego azul, y el ritual es completado...

En voz baja como un murmullo en posición fetal sigue invocando a los dioses ...

Incienso, ceniza, sal
incienso, ceniza, sal
incienso, ceniza, sal...

Pasan los minutos...

Al principio solo vacio, luego como de la nada aparecen, ella los ve.

Serios, altivos y poderosos, tal como deberian ser, tal como siempre han sido, y hoy vuelven a ser..

El bosque se vuelve oscuro, el bosque se vuelve negro. Los dioses primigenios han vuelto.

La mujer que los invoco permanece a salvo en el circulo de fuego protector, nada ha de temer, los dioses estan perplejos...

¿Que ha sido de su mundo?
¿Que es esto que los envuelve?
¿Que ha ocurrido en su ausencia?

¿Porque la tierra de los creyentes esta tan sucia y mancillada?
ilustración de César Aguilar
Los dioses miran a su alrededor, su vision atraviesa las montañas , atraviesa acero, metal y carne , lo ven todo, lo sienten todo.
Los dioses antiguos ven el mundo, cuatro son los que quedan, antes eran legión, miran y lágrimas se escapan de sus duros rostros.
Por toda la eternidad han estado durmiendo, y en su despertar lloran.
Cuatro de los dioses antiguos, cuatro seres elementales cruzan sus manos formando el circulo místico, no dicen nada, actúan.

El orden ha de ser restablecido, el orden de las cosas, Gaia ha de renacer, la era de Lilith se acaba , aquí , ahora.

Las plegarias de la nigromante son desoidas, hoy no hay poder para los hombres, y a salvo en su círculo de llamas sobrevivirá a todo.

¿Que fue del Eden que dejamos a los hombres?, ¿ha habido guerra en el cielo?

Que ha pasado en nuestra ausencia, porque se ha violado tanto a nuestra tierra, al paraiso que se creo para albergar a los hijos de de Dios, el mejor de los sueños se ha perdido.

Los hombres...siempre los hombres.

No dicen más, no quieren hablar más, el planeta ha sido violado, y los discipulos de Lilith campana a sus anchas, LA tierra esta oscura y la vida se apaga.

Los cantos de los dioses empiezan a brotar, de sus una vez, callados labios, comienza como un susurro, se va transformando en un rumor que va recorriendo el mundo , como una gota de agua en un estanque, reverberando contra los muros de este mundo.

En un canto infinito , la canción escapa del planeta y se extiende más allá de los muros de la creación de los hombres, ruge por el cielo sin limites y alcanza a la gran conjunción.

La gran conjunción, miles de planetas, millones de vidas, allá resuena el grito de dolor de los dioses antiguos en el infinito.

Y la gran conjunción responde como solo Dios puede hacerlo, con la luz de los cielos del ambar, restaurando lo que fue, destruyendo a los siervos de Lilith.
Todos es restaurado, todo es perdonado , nada se salva, todo vuelve al principio de la infancia, todo vuelve a la inocencia, y la vida brilla con los miles de soles de la creación.

Y a salvo en su circulo de fuego, una mujer es testigo del cambio. Solo ella ha sobrevivido, solo ella a salvo, ella es ahora la memoria, ella es el recuerdo de lo que fue, solo ella, en un mundo nuevo...

y de su boca escapan palabras...

Incienso, ceniza, sal
incienso, ceniza, sal
incienso, ceniza, sal...
Recuerda que en la sección de poesía y emoción de Matemáticas y Poesía puedes encontrar otros poemas

Otro relatos de César Aguilar:

Sueña en mí ~ : ~ Honor ~ : ~ Los dioses olvidados

La mariposa y el abismo ~ : ~ La bruja es mia


Página publicada por: