Estás en > Mis Repoelas > Colaboraciones > Alejandro Céspedes

Relatos de Alejandro Céspedes
 

Te hará feliz o te devolvemos tu dinero

Fran le pide dinero a su padre para salir.
En el recreo fuma con Martin dos petas para celebrar su cumpleaños.

Se dan de hostias con tres colegas por una chorrada que dijeron a cuento de la edad.

Los compañeros los animan. Lo graban con el móvil. Ganan ellos.

Pasan de las últimas dos clases y continúan la fiesta en los billares. En los televisores de la sala de juegos están pasando el anuncio de un coche.

Fran invierte las monedas de su padre y las duplica en una tragaperras.

- Un día de puta madre.

Compran en un chino una botella de Cacique, unas coca-colas, una navaja.

Mientras beben en el parking de una gran superficie ven un coche igual que el del anuncio. - Martin, ¿nos hacemos felices?

Fran y Martin.

Felices.

Abren el coche con la navaja nueva.

La ciudad se abre de piernas ante ellos.

No necesitan saber nada más. Hay un mundo perfecto y puede construirse a su medida. Cuando todo alrededor es tan espléndido sólo puede ser designado con nombres muy pequeños, y su vocabulario también está pensado a su medida: coche, música, petas, priva, pasta en el bolsillo.



del libro "Flores en la cuneta"
flores en la cuneta
El sol, que tampoco distingue lo diverso, rebota en el contorno de su coche. Sobre el lado contrario de la carretera ven su sombra pero no saben que es todas las sombras.

Fran y Martin.

Felices.

Siguen acelerando.

Las ventanillas, aun después de que han sido cerradas conservan la memoria de su hueco. Ven su mundo correr por esos ojos y tienen la certeza incuestionable de que ellos son el mundo. Quieren salvarse solos y son igual que brasas sacadas de una hoguera.

A partir de este instante, Fran y Martin ya no sabrán qué ocurre. Algunos lo veremos. Los informativos de las 15 h empezarán con la noticia desde la puerta del instituto. Harán una entrevista a varios compañeros.

Las imágenes son de una carretera que discurre por un paisaje idílico. Al fondo de un barranco hay un rastrillo de cosas esparcidas, expuestas a la intemperie de los ojos de una bandada de cuervos.

El árbol ya es ceniza de un fuego consumido.

Esta noche habrá viento.

Lo revolverá todo.

La madre de Fran no quiso verlo. Ha dicho que, para ella, el mundo a partir de hoy será como vivir dentro de un cuadro en el que siempre llueve. Fue el padre el encargado de recoger las pertenencias. Una navaja, un teléfono móvil, la mochila con los libros de clase, un pantalón con un bolsillo lleno de dinero.

Aprieta las monedas para poder pensar que está tocándolo. Las guarda en una caja como recuerdo de lo último que tuvieron los dos entre las manos.

Nunca sabrá que no son las mismas.

Después de las noticias vuelven a pasar por la tele el mismo anuncio.

COLABORACIONES CON MATEMÁTICAS Y POESÍA: Alejandro Céspedes - otro relato



Página publicada por: