Estás en > Mis repoelas > Colaboraciones

 

NÚMEROS

La soledad del número al esparcirse, pálido,
callado, transparente. Perdiéndose en el seno
sellado de las piedras, dejando sus esporas
en los ojos de un niño, en la espalda desnuda
de una mujer tendida. Creciendo como arañas
de metal, deteniendo en su red la memoria.

No distinguen la luz de la palabra incierta,
la secreta armonía de unos labios,
la precisión del tacto cuando rodea el mundo.
No distinguen el agua de la sed, la delicia
del viento, el fragor que hace brotar el árbol
y coloca una flor en las cuencas del tiempo.

Desconfían las aves cuando pasan sus manos
de cristal ordenando la sangre, disponiendo
sus círculos estériles alrededor del sueño,
la fría superficie del silencio. Su anillo
de nieve plateada, juntando los fragmentos,
y así, invisibles, hacer posible el vuelo.

Los números alaban la inocencia del mundo,
en los labios del hombre se reúnen dichosos
y proclaman su reino. En las calladas tardes
del verano los vi incendiar delgados juncos,
brillar sobre las alas del insecto. Bajar
rutilantes al agua. Y perderse.

Cubrir con su ceniza el mar.
Otros poemas de Miguel Florian

Sueño especular
 

MATEMÁTICAS Y POESÍA: CASI TODO LO SUFICIENTE PARA VIVIR

Otros usuarios de colaboraciones literarias también han visitado Matemáticas y Poesía


Página publicada por: