Estás en > Matemáticas y Poesía > Colaboraciones >

Poemas de Gabriela Abeal
 
Te regalo una flor

GRACIAS A LA VIDA

Voy a dejar de lado la humildad y disfrutaré en sentirme esta tarde de sábado donde la lluvia no cesa, la Diosa que vive entre las letras.

Mientras estaba en el trabajo mi madre me comunicó que llegó un sobre a casa aparentemente con libros. Al llegar, efectivamente se trataba de un envío que salió de Venezuela el trece de diciembre de dos mil diez, o sea, sacarán la cuenta el tiempo que tardó a pesar de ser un correo certificado. La sensación es, que se subió a un buque de antaño, se extravió en alguna isla y la magia lo trajo hasta mi puerta. Si fuese verdad, sería poético, pero en realidad el sobre venía abierto de varios lados y luego pegado con cinta, recordándome la actitud de otro país con respecto al correo y la libertad que eso implica.

Para regocijo de mi alma en el sobre venía el ejemplar dedicado (inscripción que me sacó numerosas carcajadas) “En la alta noche” de Alberto José Pérez, maestro y amigo.

Al sentarme tranquilamente para disfrutar de su poesía, pude viajar por los sentimientos del autor y conocer un poco más su tierra.

Cuando llegué a la página once me volví a encontrar con el poema que una tarde del año dos mil siete me sedujo he hizo que cambiara inesperadamente el rumbo de mis palabras.

Yo quiero hacer café contigo
(poema de Alberto José Pérez)

Yo quiero hacer café contigo
mientras un arroz crezca en su blancura
y unas berenjenas suden en un caldero
los siglos de su gloria para nosotros

cortes de ternera navegando en cebolla y pimienta
pondremos en el centro de la mesa
como un planeta radiante
con sus lunas de aguacate
lechuga
albahaca y vino

y para dicha de los paladares
serviremos dulce de ciruela de huesito
envuelto en telitas de queso de mano apureño
para que el café que tú y yo colemos
viaje como un río sereno en su corriente
y sea cantada nuestra mesa
por Don Pablo Neruda
que vendrá a casa de la mano de Rosa Alchaer Alchaer
a comer con nosotros.


Cuando en aquel tiempo leí el poema sentí esa sensación que me ocurre infinidad de veces y me digo a mi misma, cómo me hubiera gustado ser la autora, por como está escrito y lo que trasmite.

De allí es que gracias a una fotógrafa (ahora hermana de la vida) Venezolana, Ana Berta López y su carismático y generoso corazón, hiciera llegar a la bandeja de entrada del poeta, comentarista y editor Alberto José Pérez las humildes palabras con respecto a su obra, y con todas esas causalidades y misterio naciera en Venezuela mi primer libro.

Hoy ya pasados cuatro años de aquel mágico encuentro, no solo sigo conservando la amistad y generosidad de ambos, sino que también se amplió el círculo de amigos y con ello el nacimiento de más hijos literarios.

Al seguir recorriendo “En la alta noche”, llegué a la página veintiséis y con ella la poesía.


Canción de distancias
(poema de Alberto José Pérez)


Una canción de distancias
con siglos en su melancolía
que en su letra
los enseres
telarañas y retratos de una casa abandonada
recobren su vida
y que a vuelo de pájaro
se pasee por el mundo

Quiero escribirla
para que la cante María Gabriela Abeal
como si fuera de su puño y sesos
y que alguien al escucharla
esconda la cara entre sus manos y llore
por haber venido y tener que marcharse
con su pesada carga de mañanas
sin tener oportunidad para otra huella
una tarde
una noche
para decir el padre nuestro a la orilla del mar
con un vaso de güisqui en la mano.


Esta es la parte que dejo la humildad para sentirme Reina entre los verbos de un autor que no solo aprecio sino que también admiro y le temo cuando me corrige con su arrecho desboque de expresiones.

La historia podría terminar aquí, y a pesar que no me gusta escribir de forma extensa también quiero compartir con mis amigos que en el sobre no solo venían ejemplares de “En la alta noche”, además la edición (que aún por la distancia y otras yerbas desconocía) de La Colección La Cola del Cometa, Boulevard Atlantic Hotel “Monumento al amor” (publicado en junio de 2010 por La Editorial La Espada Rota) que es de mi autoría…

El señor Jesús Salazar, editor de La Espada Rota, amigo de Alberto y por añadidura lo siento también amigo mío, me ha dado un espacio que no todos los días se encuentra en el devenir del poeta… hombre sensible, que de sus generosos regalos también tuve el placer de conocer personajes que jamás imaginé, como digo siempre, ni en mis sueños más locos.

Mientras escribía esta crónica una y otra vez venían a mi mente las palabras que llevan como título este escrito… porque a veces nos sentimos espejo de lo que otros transmitieron es que para finalizar adjunto la letra que sigue a continuación…

Gracias a la vida
(poema de Violeta Parra)


Gracias a la vida que me ha dado tanto.
Me dio dos luceros que, cuando los abro,
perfecto distingo lo negro del blanco,
y en el alto cielo su fondo estrellado
y en las multitudes el hombre que yo amo.

Gracias a la vida que me ha dado tanto.
Me ha dado el oído que, en todo su ancho,
graba noche y día grillos y canarios;
martillos, turbinas, ladridos, chubascos,
y la voz tan tierna de mi bien amado.

Gracias a la vida que me ha dado tanto.
Me ha dado el sonido y el abecedario,
con él las palabras que pienso y declaro:
madre, amigo, hermano, y luz alumbrando
la ruta del alma del que estoy amando.

Gracias a la vida que me ha dado tanto.
Me ha dado la marcha de mis pies cansados;
con ellos anduve ciudades y charcos,
playas y desiertos, montañas y llanos,
y la casa tuya, tu calle y tu patio.

Gracias a la vida que me ha dado tanto.
Me dio el corazón que agita su marco
cuando miro el fruto del cerebro humano;
cuando miro el bueno tan lejos del malo,
cuando miro el fondo de tus ojos claros.

Gracias a la vida que me ha dado tanto.
Me ha dado la risa y me ha dado el llanto.
Así yo distingo dicha de quebranto,
los dos materiales que forman mi canto,
y el canto de ustedes que es el mismo canto
y el canto de todos, que es mi propio canto.

Gracias a la vida que me ha dado tanto.

Selección de poemas de © María Gabriela Abeal ,pertenecientes a su poemario "De villancico y candela" y cedidos para la revista mis Repoelas:




De villancico y candela ~ : ~ De Gabriela y menta

De inocencia arrabalera ~ : ~ De albahaca y pimienta

De agua y azúcar ~ : ~ De jazmín y sortilegio

De locura y muerte ~ : ~ De apetencia y duraznos

De gaviotas sin fronteras ~ : ~ La suma de los cuerpos

Voy a contarte ~ : ~ Gracias a la vida ~ : ~ La luna esfumada

No me salves ~ : ~ Ferocitas ~ : ~ ¿Te diste cuenta?

 
 


Página publicada por: